BERTOIA, Luis C.

BerazateguiDibujante mecanico e historiador. Siempre vivió en Berazategui

 

Nació el 26 de noviembre de 1941 en Berazategui, hijo de Umberto Luis Bertoia y de Regina Arfiero, ambos inmigrantes de San Lorenzo, Provincia de Udine, Italia. Realizo sus estudios primarios en la Escuela N°2, hoy N°5 de Berazategui. Trabajó con su padre en la construcción desde sus 11 años hasta los 15, fecha en la cual su progenitor fallece. En el año 1960, se recibe en el Instituto Técnico Modelo de Capital Federal como Dibujante Técnico Mecánico, pero sus conocimientos y capacidad eran superiores, ya que era un autodidacta que se perfecciono a lo largo de toda su vida.

Siempre actuó desinteresadamente, ayudando a amigos que seguían la carrera de Maestro Mayor en Obras y otros de Arquitectura.

A los 22 años proyecta y dirige, lo que fue el Primer Banco Provincia de Berazategui, de la hoy calle 148 y 12. Realizo obras de gran envergadura en: Las Rosas, Provincia de Santa Fe; en Daireux, Pinamar y otros lugares de la Pcia. de Buenos Aires, construyendo Estaciones Transformadoras de Energía. Acompañando por su amigo Silvio Raffin, con el cual colaboro hasta el fin de sus días. Trabajo en la Municipalidad de Berazategui, y como contratado, en la textil Ducilo.

En el año de 1967, a los 25 años de edad, se casa con HAYDEE DELIA COSTA, nacida en Berazategui y vivieron en Ranelagh desde esa fecha. Con sus familiares compartían la buena mesa con el tradicional asado, la baña cauda o la polenta realizada al estilo antiguo.

El amor por sus padres, lo llevo a visitar dos veces, el Pueblo de nacimiento de los Bertoia. Cuando falleció, el diario del pueblo le dedico, un artículo sobre su vida.

Sus hobbys, eran: dibujar, pintar, realizar trabajos en madera, hierro, y en yeso los escudos familiares. Fue el promotor en la familia, de fabricar el Vino Casero. Coleccionaba estampillas, llaves antiguas y monedas de todos los países.

Fallece tres meses después de conocerse su enfermedad, el 7 de enero del 2006, a los 64 años de edad, habiéndose sentido en todo momento, el acompañamiento y contención de sus seres queridos y de sus mejores amigos.  


 

< Volver