RIVAS, Belén

QuilmesA los 25 años, esta jugadora de hockey sobre césped quilmeña supo de las mieles de pertenecer al grupo selecto de Las Leonas y hoy, además de estar en el QAC, entrena a las juveniles, su otra pasión. Proviene de una familia de deportistas: su madre fue nadadora profesional, su abuelo fue futbolista y su hermano juega en Italia. Estuvo en España y dice que esa experiencia la ayudó a crecer como deportista. Además tiene otros objetivos. "Soy profesora de educación física y pienso estudiar kinesiología", asegura. Deportista por herencia, supo hacer su camino

 

Clarín Zonal. Jueves 21 de julio de 2011

Rivas Belén

Sebastián Raggio

sraggio@clarin.com

 

La quilmeña Belén Rivas (25) lleva el deporte en la sangre y no es una metáfora: su abuelo jugó en Independiente, su madre fue nadadora profesional y su hermano Emanuel es actualmente futbolista del Bari de Italia. "El deporte es increíble, ya sea por lo saludable que resulta o para formar un grupo de amistades; mi familia siempre le dio mucha importancia", dice Belén quien hoy es una realidad del hockey sobre césped. Además de jugar en el Quilmes Atlético Club, entrena a las juveniles.

Belén empezó a jugar a los 13 años en el Club Alemán. Dos años después, pasó al QAC, donde creció profesionalmente y continúa haciéndolo. A fines de 2006 comenzó a practicar con Las Leonas, elegida por el entrenador Gabriel Minadeo. En 2007 fue subcampeona en el Champion Trophy 2007 que se jugó en su ciudad y ese mismo año participó de varios test match contra Holanda, considerado uno de los seleccionados más poderosos del mundo.

"El nivel de las holandesas fue sorprendente, entrenaban doble turno todos los días y les pagaban. Acá tenes que entrenar y salir corriendo a trabajar, cambia muchísimo la dedicación que podes darle" asegura Belén.

En 2008 Rivas tuvo la oportunidad de jugar una temporada entera en el Alcalá de Andalucía, España, cumpliendo así uno de sus sueños. "En España pude vivir de lo que amo, que es jugar. Siempre les recomiendo a las chicas que tienen la oportunidad que la aprovechen. Acá estamos muy lejos de poder vivir del deporte" confiesa Belén.

"Pero además, viajar me ayudó a crecer como persona y deportista. Y me sirvió para conocer compañeras excelentes. El club había ascendido hacía un año, la idea era permanecer y lo conseguimos. Cumplí con los objetivos que tenía", afirma.

Paralelamente a su carrera como deportista profesional, Rivas se recibió de profesora de educación física y ejerce como tal, con la idea en mente de estudiar en el futuro kinesiología o perfeccionarse más en el deporte como preparadora física.

Mientras tanto, continúa jugando y trabajando en el club de sus amores. "Por suerte en las inferiores de Quilmes hay una multitud de chicas. Como entrenadora trato de ayudarlas e incentivarlas, para que el hockey siga creciendo en este club que tanto me dio y que tanto amo´´, comenta Belén.

 

< Volver