MITTICA Alejandro

Allejandro MITTICA, guardavidas.

Toda la vocación y el amor por la profesión, experiencias de vida y mucho más son reflejados en “Anécdotas de Guardavidas”. Un libro de Alejandro Mittica, quien gentilmente nos envió el prólogo que transcribimos a continuación.

  

 

“Lo recuerdo como si hubiese sido hoy, aquel día de lluvia torrencial donde solo se veía el inmenso mar con un oleaje espectacular y nadie absolutamente nadie en el agua, mucho viento, gris cerrado, día ideal para reunirnos en alguna torre, compartir unos mates y dar comienzo a nuestras extraordinarias anécdotas.

  Caía la tarde sobre la costa y nosotros subyugados por los mates y las historias cotidianas de la playa perdíamos la razón del tiempo y las fuerzas para desarmar los puestos. Turistas que pasaban, murmuraban: ‘¿los guardavidas, a estas horas trabajando?’

  Sí, realmente las historias se habían transformado en el éxtasis de la noche. Hasta que en medio de tantas risas y carcajadas dije en voz alta: ‘Esto no puede quedar en el olvido, hay que dejar un legado de los buenos momentos vividos.

  Fue así que por esas cosas de la vida, debí tomar la decisión de abandonar mi trabajo de guardavidas y el último día me fui con la convicción de plasmar aquello que dije una vez… editar ese anecdotario soñado.

  Los meses pasaron y un gran día decidí visitar a Roberto Solari y expresarle mi intención de recopilar las viejas y nuevas historias de los guardavidas, de todo el Partido de la Costa. Para mi sorpresa Roberto no dudó un instante y dijo: ‘Alejandro, todo nuestro apoyo está en tu deseo, hacelo’.

  Fue una experiencia inolvidable recopilar las anécdotas, comenzamos con Claudio Solari, lo hicimos desde Punta Rasa hasta culminar en Nueva Atlantis. Hacer este notable trabajo no tiene otro objetivo que agradecer a todas aquellas personas que han trabajado desinteresadamente y sin lugar a dudas al leer este proyecto traerá alegría, emoción y amor por la profesión que hemos elegido.

  A Claudio Solari, quien me guió desde el primer momento, coordinando dónde y a quién ver. Javier Nieva por su dedicación, entusiasmo y participación en la corrección y análisis de este libro.

  A Verónica Gómez, quien transcribió las grabaciones realizadas a los guardavidas. A Mariano Siri, al Patón, Tito Martínez, el Chiqui Fernando Dali, que han participado en el relato de sus historias.

  A Diego Garriz que todo, todo lo ha registrado con su cámara. Quien iba a imaginar que sus fotos darían brillo a este libro. Por eso desde el inicio de este sueño hecho realidad quiero decir que han pasado cosas maravillosas en mi vida porque sin el apoyo incondicional de mi esposa Paola y la paciencia de mis dos hijas que son Sol y Milena, no hubiera podido alcanzar esto de dejar plasmado en un papel aquello que hacemos con convicción, vocación y amor. A todos ellos, ¡gracias!”. 

 

< Volver