RUSIECKI, Facundo

El tiburón de Berazategui que suma medallas doradas A los 20 años subió cuatro veces al podio en el Campeonato República de Juveniles y Juniors. "La natación es todo, es mi estilo de vida. A futuro mi sueño es llegar a un Juego Olímpico", dice. En mayo participará de los Juegos Odesur y en octubre buscará un lugar en el Sudamericano de Mayores que se hará en Perú.

A los 20 años ya su nombre se hace oír en el mundo del deporte. Además de formar parte de la Selección mayor de natación, Facundo Rusiecki se consagró tetracampeón en el Campeonato República de Juveniles y junior, realizado en el CENARD,

"Siempre es una alegría y un orgullo estar en el podio. Más esta vez que gané cuatro seguidas de oro en 50 y 100 metros libres, y 50 y 100 metros estilo pecho", afirma.

Nacido en Hudson, Facundo confiesa que desde muy chico se apasionó con el agua y no tardó mucho en darse cuenta que ese era el camino que quería seguir en su vida. "A los siete años empecé en el Centro de Educación Física N° 85 y a los 12 pasé al equipo de natación del Club Villa España. Nunca más pude dejar la natación", comenta. Hoy sigue entrenando en ese club y admite que para seguir creciendo debe sumar ritmo y ganar competencia,

"Trabajo duro. Hago diez sesiones semanales: cuatro días doble turno y dos, un sólo turno* Además cuatro veces a la semana entreno en el gimnasio. Sigo la dieta que me indica el nutricionista y voy a sesiones de kinesiología”, comparte. En mayo, el nadador participará de los Juegos Odesur (Organización Deportiva Sudamericana). "Será mi primer torneo a nivel mayores con la Selección Nacional, cuenta. Además buscará un lugar en el Campeonato Sudamericano también de Mayores que se disputará en Trujillo, Perú, durante octubre.

Dice que el apoyo de sus padres es fundamental para encarar la rutina y cuenta que también recibe una beca municipal que lo ayuda a afrontar algunos gastos. "La natación es todo en mi vida. Me permitió viajar y también a través del deporte conocí a mis mejores amigos. Además, hoy soy un agradecido porque con lo que gano puedo sustentar mis gastos, haciendo lo que mejor me sale y más me gusta. Le debo todo y me hace feliz", admite.

 

 

< Volver